Por ahora sólo en Alemania pero, tal y como se están desarrollando los acontecimientos, la decisión de Google de castigar a los medios germanos es una seria advertencia al conjunto de las asociaciones editoriales, fundamentalmente europeas, que tan beligerantes se han mostrado en su pretensión de hacer pagar al buscador por… ¡enviarles lectores! (“robarles contenidos”, en versión de los afectados).

Mucho ha tardado Google en dar este paso. Y a muchos nos sorprendía que no lo diera, visto el grado de agresividad mostrado por los colectivos que dicen defender los intereses de la prensa. Sin embargo, la cosa no es tan sencilla. Google está obligado a mantener un exquisito equilibrio en este asunto, pues si bien es cierto que tiene en su mano la posibilidad de restringir -e incluso eliminar- la presencia de cualquier web en su buscador, un paso en falso podría poner en serios aprietos su modelo de negocio, además de acarrearle graves problemas de credibilidad de cara a la comunidad internauta.

Para ser exactos, hay que recordar que sí hay un precedente: en 2011 Google decidió apartar a algunos periódicos belgas de su buscador por idénticos motivos, pero ni el volumen ni la trascendencia de aquella actuación pueden compararse con las del ‘caso alemán’.

Google ha decidido limitar -y en algunos casos, incluso eliminar- la presencia de más de 200 medios alemanes -170 periódicos, 20 televisiones y 59 radios- en su buscador, todos los integrados en la asociación VG Media, que recientemente ha decidido volver a denunciar a la compañía.

Tal y como expresa el director de Google Alemania, Philipp Justus, en su post:

"Algunos editores alemanes -representados por la sociedad de gestión colectiva VG Media- han decidido demandar recientemente a Google (y otros proveedores) por ofrecer fragmentos de texto (‘snippets”) y miniaturas de imágenes (‘thumbnails’) en los resultados de búsqueda. Lamentamos mucho este enfoque legal porque todas las editoriales siempre pueden decidir si y cómo su contenido se muestra en nuestros propios servicios. En el marco de esta acción, no vamos a mostrar fragmentos ni miniaturas de sitios web tan famosos como bild.de, bunte.de o hoerzu.de, que se organizan en VG Media. Para estas páginas sólo vamos a mostrar el enlace al artículo y su titular. Otros grandes proveedores alemanes pertenecientes a VG Media verán sus contenidos completamente eliminados".

Según informa elmundo.es, la compañía sólo negociará la vuelta a la normalidad con las entidades individuales y no con VG Media, poniendo en solfa, por tanto, su representatividad. Una estrategia claramente enfocada al ‘divide y vencerás’, y a poner a cada medio cara a cara con el problema.

En esta absurda batalla, en la que nadie puede ganar nada -ni los medios porque pierden su principal fuente de lectores, ni Google porque pierde un notable segmento de su oferta, y aún menos los propios lectores-, se enmarca también la retorcida reforma de la Ley de Propiedad Intelectual (LPI) española, en la que se incluye la delirante ‘tasa Google‘ o ‘canon Aede‘.

Aún están a tiempo de rectificar porque parece que Google se ha hartado ya de tanto despropósito y ha decidido pasar a la ofensiva.

Actualización (23 oct 2014 – 18.36 h): Leo en Genbeta que VG Media da marcha atrás y pide ahora que Google vuelva a indexar a sus medios. Lo dicho, apoteosis del absurdo.

2 comentarios Google se pone serio con la industria editorial

  1. Informatico a Domicilio

    Esto es un intento más de sacacuartos por parte de la industria editorial que va a caer en saco roto, si google elimina el total de los enlaces de los medios de comunicación estos perderan millones de visitas/dia. Debemos recordar que estos medios, con su gran cantidad de visitantes, obtienen beneficios solo de la visualización de sus anuncios… es lógico que, al final sus ingresos serían mermados mucho más de lo que obtendrían con estas tasas.

    Responder
  2. José GDF

    Veremos cómo va evolucionando este asunto. Según cómo quede, podemos vernos afectados de alguna manera los pequeños creadores de contenidos, como nosotros, aunque ya lo tenemos algo más complicado ya de por sí con nuestra propia legislación.

    Saludos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *