Micky la Bestia llevaba varias horas apostado en aquel callejón sin luz. Sabía que tarde o temprano don Carlos tendría que pasar por allí. De hecho, le desconcertaba un tanto que no lo hubiese hecho ya. Era lo normal. Su costumbre de casi todos los días. Pero él no se amilanaba. Permanecía agazapado en lo oscuro con un mondadientes adherido al labio inferior y jugando con la navaja que ocultaba en una mano a su espalda. La abría y la cerraba, la cerraba y la abría, en un ritual mecánico que ejecutaba a la perfección, con un simple golpe de muñeca, en una cadencia milimétrica; como si midiese el tiempo, segundo a segundo, a través de ese reloj afilado. Micky la Bestia era alto, uno noventa largos, calvo desde los veinte, cabeza cuadrada, mandíbula prominente y músculos acerados y tatuados por todo el cuerpo. Tenía fama de tipo duro, fama que él se preocupaba muy mucho de alimentar. Ex boxeador, ex legionario y ahora lobo solitario sin profesión conocida, no había quien le tosiera y aún menos le estornudara. Nadie se le acercaba. En el ideario colectivo del distrito sur estaba grabado a fuego que Micky era lo que se dice un mal bicho. Cuando a Micky la Bestia le pareció distinguir el porte de don Carlos unos cincuenta metros más allá, a la altura de la peluquería de Loli, sus músculos se tensionaron. Don Carlos lucía como una polilla indefensa a la luz de las farolas que jalonaban la calle por la que transitaba. Una ruta que lo llevaba directamente al lóbrego pasadizo en el que lo aguardaba Micky. En el preciso instante en que el pie de don Carlos asomó por la esquina, Micky dio un pequeño salto para interponerse en su camino. Agarrándolo del cuello lo introdujo en el callejón y, allí, a salvo de cualquier mirada, lo empujó contra la pared. «¿Otra vez tú, Micky?». Micky lo miraba fijamente. La mano que estrujaba el cuello de la camisa de don Carlos le temblaba. Los ojos de Micky echaban chispas. Su rostro se había enrojecido y desencajado. «Vamos, Micky, siempre lo mismo». Llevó la navaja hasta la garganta de su víctima. La navaja también temblaba. «¡Acaba ya, Micky!». Micky contemplaba el rostro de don Carlos, sus arrugas, la pequeña cicatriz en la frente, sus ojos bondadosos y atormentados, aquellas manos atríticas y descarnadas, don Carlos era todo huesos, aquel frágil cuerpo en sus manos era como un pañuelo, lo escuchaba toser, pensaba en cuánto tendría que haber sufrido ese hombre hombre a lo largo de su vida, ¡siempre fue alquitranero!, pensaba en Rubén, el nieto del anciano, y en Marta, su hija. Lo soltó. No podía. Se dio la vuelta y comenzó a llorar de impotencia. «¿Ya está, Micky? Voy a dejar de pasar por aquí. No es nada personal, ya sabes, es que joder…». Micky escuchó el sonido decreciente de los pasos del viejo que se alejaba. Y su voz, en un alto. «Con ese corazón que tienes…». Micky supo que era verdad. Un secreto del que sólo don Carlos y él participaban. Jamás, por mucho que se afanase, conseguiría ser la bestia que todos imaginaban, la misma que él pretendía.

Un saludo,
Manuel M. Almeida

Manuel M. Almeida (Las Palmas de Gran Canaria, 1962) es periodista y escritor. Ha publicado las novelas 'Tres en raya' (1998, Alba Editorial) –finalista del Premio Internacional Alba/Editorial Prensa Canaria, 1997– y 'Evanescencia' (Mercurio Editorial, 2017), así como las plaquettes de microrrelatos 'El líder de las alcantarillas' (Amazon, 2016) y 'Cuentos mínimos' (Mercurio Editorial, 2017), además de poesía y narrativa recogida en su blog mmeida.com, redes sociales, revistas y periódicos. De 2004 a 2014 mantuvo el blog mangaverdes.es, con el que cosechó seis premios internacionales, entre ellos al Mejor Comunicador en Internet (Asociación de Usuarios de Internet, 2010). Como periodista ha trabajado en 'La Gaceta de Las Palmas', 'La Provincia', revista 'Anarda', 'La Tribuna de Canarias', 'El Mundo/La Gaceta de Canarias' o 'Canarias7', ejerciendo en los tres últimos el puesto de subdirector. Ha publicado dos trabajos discográficos como cantautor, 'Nueva semilla' (Diva Records, 1990) y 'En movimiento' (Chistera, 1992). (+ info).

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here