X

‘Evanescencia’ y ‘Cuentos mínimos’, mis dos nuevas creaciones literarias

Fue el lunes 30 de octubre. No eran aún las ocho de la noche cuando sonó el teléfono. Jorge Liria, el editor de mis dos nuevos trabajos literarios, me avisaba de que tenía los libros en el almacén. Era pues, oficial: ya podía compartir sin temor a imprevistos la natividad y el lanzamiento de Evanescencia. Bueno, había dicho dos trabajos, ¿verdad? Cierto, Evanescencia es la novela; pero es que en la fiesta también se ha colado una plaquette de microrrelatos que he venido a llamar Cuentos mínimos.

No más de media hora después y con la emoción propia de estas ocasiones, nos hallábamos en el local ojeando y hojeando los ejemplares, cambiando impresiones y trazando la ruta de presentación. Lucía, que nos acompañaba por entre aquella espesura de papel, cartón y palés, nos confortaba con sus espontáneas muestras de cariño, infatigable, y sin duda parecía la más contenta de los tres. A eso de las nueve, me vi saliendo del almacén con una caja atestada de libros propios y extraños —escribir y dirigir una revista literaria es lo que tiene— rumbo al coche familiar mal aparcado en el que Rosi aguardaba pacientemente. Rosi es mi amada compañera. Lucía, no lo había dicho, es una jubilosa cachorrilla de apenas ocho meses de edad propiedad del editor.

Y eso es un poco lo que les quería contar: que casi 20 años después de Tres en raya (Alba Editorial, Barcelona, 1998) retorno al mercado editorial reglado —en 2016 reedité esa ópera prima y una colección de microrrelatos iletrados y golfos por mi cuenta en Amazon KDP—, que lo hago con dos propuestas, una novela y una antología de relatos breves, que se titulan Evanescencia y Cuentos mínimos, respectivamentee, que ambas se publican bajo el sello Mercurio Editorial, que ya puedes encontrarlas en cualquier librería y que la presentación es el próximo martes 14 de noviembre, a las 19.30 horas, en el Palacete Rodríguez Quegles (calle Pérez Galdós, 4 – Las Palmas de Gran Canaria), en un acto en el que contaré con la siempre agradable y versada compañía de Juan Carlos de Sancho.

Y que, claro, que los espero a todos y todas para vernos las caras, charlar y cambiar impresiones que es, al menos en lo que a mí respecta, junto al impulso creativo y expresivo, uno de los leitmotiv, de los motores que sustentan mi escritura.

No les quiero adelantar más porque temo que, si adelanto demasiado, no sabré qué decir el 14 de noviembre. Tienen algo más de información en este mismo blog. Ah, eso sí, el día de la presentación, y por gentileza de la editorial, regalaremos Cuentos mínimos a todo aquel o aquella que adquiera la novela: Evanescencia, una cuenta atrás… Y ya he vuelto a contar demasiado.

Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos, de conexión con redes sociales y de publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de nuestras cookies.