El viejo profesor Santos explicaba a sus alumnos de Filosofía de Segundo de Bachillerato que la verdadera frontera entre la juventud y la ancianidad se situaba en el tránsito desde la cuestión fundamental ¿Cómo será mi vida? a la no menos cardinal ¿Cómo será mi muerte? Que, según cuál de estas dos preguntas prevaleciera en la mente, podría establecerse con un despreciable margen de error el desarrollo psíquico y bioevolutivo de cada individuo. Insistía, además, en que cada una de esas dos cuestiones correspondía de forma tan natural a sus respectivos estadios biológicos que si en alguien de edad no lo suficientemente avanzada —digamos infancia, pubertad, primera madurez— se impusiera el segundo de los interrogantes, estaríamos claramente ante la manifestación de un desorden psíquico o moral de género melancólico, depresivo, psiquiátrico o puede que incluso literario. Del mismo modo que mantener la primera cuestión a una edad avanzada sería un evidente síntoma de fracaso, despiste, estupidez, gerontofobia, demencia senil o síndrome de Peter Pan.

Nadie replicaba nunca al viejo profesor. Esto se debía en un noventa y nueve por cierto de los casos a un manifiesto desinterés general por ese y otras aspectos de la asignatura, y en el uno por ciento restante a la fama de arisco y lenguaraz que acompañaba al docente. Pero aquel caluroso jueves de primavera alguien levantó la mano.

— Y usted, profesor, ¿sigue preguntándose cómo será su vida o anda preguntándose ya cómo será su muerte?

El viejo profesor Santos fingió ignorar las carcajadas, se encajó los anteojos con un lento empuje de su dedo índice, miró fijamente a su interpelante y respondió en tono contenido, pero intimidatorio:

— Mire usted, bachiller, por mi propio bien yo he aprendido ya a no andar por ahí preguntando según qué majaderías.

Acto seguido dibujó con gesto ostensible una especie de círculo sobre uno de los papeles que tenía sobre la mesa y dio por concluida la clase.

Un saludo,
Manuel M. Almeida

Manuel M. Almeida (Las Palmas de Gran Canaria, 1962) es periodista y escritor. Ha publicado las novelas ‘Tres en raya’ (1998, Alba Editorial) —finalista del Premio Internacional Alba/Editorial Prensa Canaria, 1997— y ‘Evanescencia’ (Mercurio Editorial, 2017), así como las colecciones de relatos ‘El líder de las alcantarillas’ (Amazon, 2016) y ‘Cuentos mínimos’ (Mercurio Editorial, 2017), además de poesía y narrativa recogida en su blog mmeida.com, redes sociales, revistas y periódicos. De 2004 a 2014 mantuvo el blog mangaverdes.es, con el que cosechó seis premios internacionales, entre ellos al Mejor Comunicador en Internet (Asociación de Usuarios de Internet, 2010). Como periodista ha trabajado, entre otros medios, en Cadena 100, ‘La Gaceta de Las Palmas’, ‘La Provincia’, revista ‘Anarda’, ‘La Tribuna de Canarias’, ‘El Mundo/La Gaceta de Canarias’ o ‘Canarias7’, ejerciendo en los tres últimos el puesto de subdirector. Ha publicado dos trabajos discográficos como cantautor, ‘Nueva semilla’ (Diva Records, 1990) y ‘En movimiento’ (Chistera, 1992). Actualmente dirige DRAGARIA. Revista canaria de literatura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here