La Wikipedia es uno de los grandes referentes de la Red, uno de los emblemas de la revolución en el ámbito de la comunicación y del conocimiento que están propiciando las nuevas tecnologías. Su fórmula de inteligencia compartida es, a priori, simple, clara y brillante: ‘La enciclopedia de contenido libre que todos pueden editar’.

Sin embargo, no son pocas las críticas que, desde diversos sectores y por diferentes motivos, vienen acompañando a este superwiki desde prácticamente sus comienzos. Desde su inconsistencia y permeabilidad a los errores y manipulaciones hasta la intolerancia de sus editores, pasando por irregularidades en el manejo de sus fondos –aunque ellos siempre han defendido su transparencia–, las denuncias y acusaciones se repiten en webs y medios de comunicación sin que, hasta el momento, hayan logrado desbancarla de su privilegiada condición de ‘oráculo’ del nuevo milenio.

En ese terreno precisamente se mueve Wikipediocracy, un sitio que cuenta con página en formato de blog y foro, dedicado en cuerpo y alma a revelar todo aquello que pueda poner en entredicho la fiabilidad o honestidad de la Wikipedia y sus responsables:

"Existimos para arrojar luz sobre las grietas oscuras de la Wikipedia y sus proyectos relacionados; para investigar su corrupción, junto con sus defectos estructurales; y para advertir al público desprevenido contra el torrente de desinformación, difamación, y tonterías en general que podemos encontrar en uno de los sitios web más visitados del mundo".

El sitio fue creado en marzo de 2012 por, según de puede apreciar, unos señores muy cabreados con el proyecto de Jimmy Wales que ya colaboraban en Wikipedia Review y, como la propia Wikipedia, está abierto a la participación del “público en general”, si bien en la página de bienvenida del foro dejan muy claro que:

"Este sitio está estrictamente moderado. Los mensajes que no tengan que ver con el tema o resulten molestos pueden ser movidos o eliminados a criterio de nuestro prestigioso equipo de moderadores, todos veteranos editores de la Wikipedia en sus mejores días".

Entre sus ‘grandes éxitos’ se encuentran posts como ‘¿Por qué participa la gente en la Wikipedia?‘, ‘Un compendio de críticas contra la Wikipedia‘ o ‘Pornografía infantil en Wikimedia Commons‘, además de relatos sobre hoaxes, errores y sabotajes en las entradas de la enciclopedia digital.

Uno de esos últimos casos, enviado por Andreas Kolbe –uno de los editores más activos de Wikipediocracy – a Slashdot es el de la reportera EJ Dickson, de The Daily Dot, que cuenta cómo descubrió hace unos días por casualidad que un contenido falso que insertó hace cinco años, en sus tiempos locos de la universidad, en la entrada sobre Amelia Bedelia, no solo no había sido eliminado, sino que había sido citado por un profesor, “en innumerables blogs y reseñas del libro” e incluso en un ensayo sobre Jesús y los judíos.

Un sitio, en definitiva, que, al margen de filias y fobias, puede venir bien para estar al tanto de errores y manipulaciones –mayormente en la versión inglesa– en los textos de la enciclopedia, así como de otros pormenores relacionados con ella.

Y lo mejor: Wikipediocracy cuenta con su propia entrada en la Wikipedia 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *