Y se te suben a la chepa

Ya sabes el dicho ése, ‘les das la mano y te cogen el codo’, ‘se te suben a la chepa’ o similar. Pues eso es exactamente lo que le sucedió al fotógrafo británico Will Burrard-Lucas durante una sesión con suricatos, a principios de este año, en la sabana de Makgadikgadi (República de Botsuana).

Es de sobras conocido el gran instinto familiar de estos simpáticos animalillos (sí, el ‘Timón‘ de ‘El Rey León‘ de Disney) y su disposición por el acecho compulsivo para atisbar y dar la alarma al resto del clan en caso de peligro, con esa característica postura de pie y gesto de concentración que tan populares los han hecho, y aprovechando cualquier elevación del terreno, por mínima que sea, para ocupar la mejor posición posible.

Un inoportuno suricato

Pues bien, como podemos observar en el vídeo, las familias de suricatos de la citada sabana deben de estar ya tan acostumbradas a los humanos que, lejos de huir ante su presencia, aprovechan sus cuerpos y bártulos para utilizarlos como atalayas privilegiadas en su importante misión.

Burrard-Lucas puede dar fe de esta curiosa interacción, pues cuál no sería su sorpresa al observar cómo estos ‘vigilantes de la sabana’ se le subían por el cuerpo y hasta por el objetivo de la cámara mientras él intentaba fotografiarlos.

¡Peligro! Cuatro bebés suricatos

El producto de esta experiencia es el simpático vídeo con el que abrimos el post y las fotografías que compartimos. Para comérselos, ¿no?… En el buen sentido de la palabra 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *