Casualmente han llegado a mi navegador, casi de forma simultánea, dos artículos de Open Culture que me han llamado poderosamente la atención. Se trata de los primeros vestigios gráficos de sendas actividades humanas: música y sexo. Una coincidencia que me ha permitido comprobar cómo, contra todo pronóstico, parece que la especie humana sintió mayor urgencia por dejar constancia de su melomanía que de sus pasiones carnales.

Así, la primera representación de música escrita se remonta al 1400 a.C., mientras que los primeros dibujos de carácter sexual tienen fecha de entre 1292 y 1075 a.C., es decir entre 105 y 325 años después. Y digo ‘contra todo pronóstico’ no sólo porque el arte de la pintura con representación humana es muy anterior, remontándose prácticamente a la última glaciación, en el paleolítico (40000 a.C.), sino porque la concreción gráfica de algo tan abstracto como la música –incluso más que la escritura, cuyo primer rastro se observa a finales del IV milenio a.C. (en torno al 3000 a.C.)– es infinitamente más compleja que de la de algo tan natural y ‘tangible’ como son las relaciones sexuales.

¿Rubor? ¿Censura? ¿Prejuicios? ¿Indiferencia? Sea como sea, y al margen de esta curiosidad, me ha parecido interesante compartir por aquí esos dos hitos de la historia del arte. Por un lado, el llamado ‘Himno de Ugarit’ o ‘Himno a Nikkal’, la primera ‘partitura’ conocida; y en segundo lugar el Papiro de Turín, el documento ‘erótico más antiguo del que tenemos referencias.

Himno a Nikkal:

Himno de Ugarit

"La más antigua obra anotada completa de música antigua es una canción hurrita, un himno escrito en cuneiforme ugarítico silábico dedicado a Nikkal. Fue publicada después de su descubrimiento en Ugarit por Emmanuel Laroche, por primera vez en 1955 y con una versión más completa en 1968, y ha sido el foco de muchos estudios posteriores en paleomusicología por, entre otros, Anne Draffkorn Kilmer, quien le dio el nombre de ‘Himno a Nikkal’".

De este documento se han hecho numerosas versiones musicales, unas intentando ser lo más fiel posible, y otras claramente recreadas. Aquí te dejo una muestra de cada:

Papiro Erótico de Turín:
 
Papiro Erótico de Turín

"Habla de la conducta sexual de los antiguos egipcios, se puede apreciar una escena en la que una prostituta deja caer una especie de lira para copular con un excitadísimo cliente. Otro rudimentario dibujo realizado en un trozo de madera, encontrado en una tumba del Imperio Nuevo en Tebas, exhibe a una mujer en pleno acto sexual con un hombre. Lo sorprendente es que mientras hace el amor ella sigue aferrada a su laúd. Estas imágenes parecen demostrar que las prostitutas utilizaban sus habilidades musicales para excitar a los potenciales clientes.
  
También se han hallado figuritas que reproducen a arpistas que apoyan el instrumento musical en grandes y erectos penes. Otras pinturas muestran fiestas de la realeza en las que grupos de bellas bailarinas prácticamente desnudas ejecutan enigmáticas danzas".

Dos auténticos tesoros arqueológicos que nos ayudan a conocer algo más nuestro devenir como especie y los pormenores de la evolución de nuestra faceta creativa, de nuestra continua recreación de la realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *