E

n una de mis búsquedas distraídas por la Red sobre diversos asuntos referidos a la cuestión electoral, vine a dar con este curioso PDF que parece constituir la primera parte de una tesis científica de carácter sociopolítico centrada en lo que los autores denominan elector contumaz. El elector contumaz (captura de pantalla)Por más que he intentado hallar el origen del documento y su versión desarrollada, así como la identidad de los autores o las universidades implicadas, me ha resultado del todo imposible, pero dado el inapreciable interés del texto y su relevancia para el proceso democrático que está a punto de culminar, he tenido a bien transcribirlo en este blog. No sólo como aportación al estudio y análisis de nuestra vigorosa democracia, sino también como cebo intelectual –permítaseme la expresión– que pueda atraer la atención de todo aquel capaz de arrojar luz sobre este misterio, bien aportando detalles sobre el estudio, bien ampliando el texto reseñado. Lo cual, evidentemente, agradeceré como merece.

He aquí la transcripción:

El elector contumaz (Hispaniae suffragator). Rasgos generales, factores asociados y fenomenología observada en el trabajo de campo

Baffled, W. – Skeptical, H. – Uneasy, B.

Resumen (Abstract)

El propósito de esta tesis es profundizar en el conocimiento del sorprendente espécimen ciudadano conocido como elector contumaz, también compromisario impenitente o votante pertinaz (Hispaniae suffragator, en la nomenclatura científica), a partir de los postulados teóricos, las investigaciones y de los datos obtenidos en el trabajo de campo por el politólogo Wilfred Baffled, el sociólogo Harris Skeptical Jr. y el psicólogo Benjamin Uneasy, autores del estudio. La especie, descrita por primera vez por el catedrático en Historia Contemporánea Jesus W. T. F. en 1977 como subespecie electoral de voto cautivo, habita de manera casi exclusiva en las mesetas, montes, costas e islas españolas, y aunque se han identificado variedades similares en otras regiones del planeta, por su peso en el censo local y singularidad existe general consenso en considerarla un endemismo propio de la fauna sociopolítica ibérica. Se caracteriza básicamente por el empecinamiento en dar su voto, siempre y sin excepción, en una suerte de tozudez irracional, a un mismo partido, sea cual sea su programa electoral o haya sido su trayectoria política, ética o social en tareas de gobierno u oposición. El elector contumaz no atiende a razones objetivas ni parece interesado en contrastar la validez o inutilidad de las propuestas de la formación a la que vota en aras de mejorar la realidad. No es de extrañar pues que, ante la pregunta “¿Por qué vota usted a tal?”, la mayoría de las respuestas en los sujetos entrevistados hayan sido del tipo “Es que yo soy muy de tal”, o “Por mis santos cojones”, expresiones que por otro lado parecen dar la razón a aquellos que opinan que la cultura política de este país no es ni cultura ni política, sino más bien herencia directa de cuarenta años de demasiado fútbol y procesión, y nula democracia. Esperamos demostrar que, lejos de encontrarnos ante una variedad desdeñable, casual o estacional, el elector contumaz constituye toda una rama definida, diferenciada, no menor y perfectamente localizada del Homo suffragatorius, configurándose como un factor clave a la hora de comprender la peculiar evolución de la política en España y los, en no pocas ocasiones paradójicos, resultados de sus citas electorales.

Palabras clave (Keywords): elector contumaz, Hispaniae suffragor, elecciones, política, politología, sociología, psicología, españoles, muy españoles, mucho españoles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *